Crítica de ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’ sin equilibrio en la fuerza y en las opiniones

Llena de momentos memorables a la altura de la misma dirección de George Lucas, Los Últimos Jedi es la viva imagen de lo que Disney esta haciendo con el cine, explotando con todas sus películas la misma mecánica para que dure la gallina de los huevos de oro, pero a su vez de lo que ha sido y siempre será la saga de George, películas que ponen los pelos de punta hasta el más escéptico.

Lo peor de la película es la reutilización del mismo recurso que esta usando Disney desde que esta construyendo su monopolio: restar seriedad y madurez a las películas para añadir humor y escenas de acción y visuales sublimes. Al igual que con Marvel, parece que la trama se desarrolla mas en torno a que cambatan entre si, mas que a un debate moral y diálogos profundos, sino lleno de estereotipos y de personajes intentando hacerse el héroe porque su superficial moral los conduce a ello. Empeñada a destruir el legado de Lucasfilm, perdiendo la esencia de las dos primeras trilogías:

Para comenzar, se desaprovechan el nombre y talento de los actores, como el de Oscar Isaacs o Andy Serkis. El primero con muy poco tiempo en pantalla y poca acción, el segundo detras de una mascara de cgi, que vino tal y como se fue, en el mas absoluto de los desconocimientos, ¿Cómo llegó a ese cargo ¿que poderes tiene si tan poderoso es, ¿como muere de esa forma tan tona

Luego tenemos a los actores nuevos con talento: Benicio Del Toro, que a parte de ocupar unas escenas de relleno cuando nos enseñan ese bonito planeta casino, solo para mostrarnos lo bien que trabaja Disney con los ordenadores y que ocupa unos desaprovechados 20 minutos en pantalla, nos deja una actuación extravagante y brillante como era de esperar, aunque con poco tiempo (de nuevo) en pantalla. El otro caso es el de la desconocida Kellie Mary, entrañable, agradable, graciosa y con un corazón mas grande que cualquier rebelde, que aunque contribuye con Del Toro al relleno, si nos deja escenas impactantes, agradables y dudas amorosas; todo esto junto al personaje de un gran John Boyega, quien demuestra cada vez que le espera un brillante futuro en el cine.

Disparidad de opiniones destacables hay con las viejas glorias, pues Carrie Fisher nos deja escenas que nos llegaran al corazon, en un papel que es una de las caras de su misma moneda, momentos sorprendentes, la autentica líder rebelde y usuaria de la fuerza. Su hermano Mark (tanto en la película como fuera de ella, porque se nota la química desde otra galaxia) sufre de un papel derrotado, con una moral por los suelos, perdidos en sus ideales, algo que ningún fan de la saga creería de Luke. Con un par de perlas que deja por el camino y uno de los mejores momentos de un jedi en pantalla, deja innecesariamente la saga, con un ultimo papel que nos sabe a poco y baja el nivel y amor que sentíamos por Luke.

Finalmente, los protagonistas, esa humilde, hija de nadie que es Rey, interpretada por Deisy Ridley, lo mejor de la cinta, que aunque siendo una Mary Sue, nos enseña que la fuerza no solo tiene dos caras, sino que hay un equilibrio en medio y que tiene un gran potencial. Su personaje se ve dañado por la mala cronología en pantalla, pues sin entrenamiento se convierte en una jedi que equipara su fuerza con Kylo (quien lleva años entrenando) y en una futura líder rebelde. Sin embargo sus escenas de acción son de lo mejor de la película y sus diálogos nos enseñan mucho mas de la fuerza que otras películas enteras dela saga. Para acabar, el pupilo de Luke, al igual que su antagónica Rey, es de lo menor en pantalla, su problema es que nos quieren hacer creer que se equipara al carisma de Anakyn o Vader, pero no es un villano a su altura. El director Rian Johnson tomo con el la opción mas ‘Disney’: dejar que dudara de estar en el lado oscuro, pero acabar en él igualmente, en vez de enseñaros que seria si un Jedi encontrase el equilibrio o pasara del lado Oscuro al de la Luz (estando vivo).

El mayor problema de la película (a parte de lo que nos duele lo que han hecho con Luke) es que intenta mejorar esencias de la saga pero se olvida de otras, por ejemplo:

Las batallas espaciales son sublimes, adelantadas a su tiempo en el cine, pero se repiten demasiado, y caen en el mismo tópico que sus otras seis películas. La cantidad de nuevas criaturas se reduce al mínimo, no como aquel episodio II, del que se podría sacar un bestiario en mil horas. Se centraron mas en hacer criaturas visualmente perfectas y agradables, que en curiosas e imponentes, o meros seres que se encuentran en su entorno de forma natural, explotando la técnica ‘Minion’ con los Porgs, haciendo de este ser una cosa entrañable que roba tiempo de esas dos horas y media que se alargan en pantalla, busca do pequeños buenos sabores de boca para confundir al publico.Juega mala pasada que solo queden tres personas en pie que usen el sable y que solo dos de ellos quieran hacerlo, pues apenas vemos una batalla con espadas láser, bastante pobre, que nos recuerda que donde quedaron aquellas peleas con frases lapidarias como ‘tu eras mi hermano Anakin’ o ‘yo soy tu padre’. Se ha hecho una manía en el cine que las películas duren mas de dos horas (que respecto a la saga ya lo era) pero duelen las rodillas en ciertos momentos, y da la sensación que concentrando mas la acción y con menos los momentos de transición o de fardarde tecnología   alienígena en el cine, con los momentos que te hacen sentir niño de nuevo y los alas x y esos momentos en los que se desenvainan la espada láser, hubiera sido de lo menor de la saga. Abusa de su duración con diálogos repetitivos, o tramas secundarias inocentes o sacando pecho del potencial de la tecnología, cosa de las que sus predecesoras pecaban, pero humildemente, no gritándolo a los cuatro vientos.

Respecto a la historia tiene momentos claves en la saga, nos abre la puerta a muchas dudas sobre la fuerza y que pasara con los diezmados  rebeldes, muchas incógnitas, muchos momentos que harán saltar las lagrimas a todo fan, por pequeño que sea, pero atando cabos sueltos con paciencia. Espectacularmente visual, con un guión increíble (aunque pecando de repetitivo y de cliches), aunque sin sacar partido interpretativo a algunos personajes, y repitiendo demasiado algunas mecánicas que se extienden en duración. Los Últimos Jedi es una película muy entretenida con una acción increíble y visualmente perfecta, que aunque peque de larga y dañe a veces a los grandes fans con sus cambios en los personajes, no dejará indiferente a nadie y abre muchas puertas a este maravilloso universo, dejándonos momentos muy importantes para la saga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s